jueves, 26 de septiembre de 2013

Las hijas de las tormentas. La cruz del Nilo


Habíamos dejado a una de las hijas de las tormentas en México, en concreto en Chichén Itzá. Pues bien, ahora hay que buscar a las otras dos, además de seguir buscando a sus padres, y la protagonista al más puro estilo Lara Croft (de verdad que en algunas ocasiones me la recuerda mucho) viaja por el Sudeste Asiático, Oriente Medio y África con toda naturalidad. Vamos! que como no tiene problemas de dinero porque su padre esto de la arqueología le ha ido muy bien (debe ser de los pocos, ya digo como el padre de Larita) y está forrada, literalmente, se puede permitir dar saltos por el globo terráqueo así, sin más.

Su viaje, en solitario porque su chico se ha quedado en Barcelona currando, en la búsqueda de las otras dos "hermanas" la lleva a Egipto donde se encuentra con más de lo mismo: persecuciones, asesinatos, policías medio tontos, otros un poco más listos (poco), fanáticos religiosos, turistas que son "vomitados" por los autocares (una expresión que utiliza en ambos libros), los taxistas egipcios (como no!) pirámides, y muchos, muchos tópicos.

No hay que olvidar que Joa, Georgina Mir, es una chica muy atractiva (algo que no se cansa el autor en repetir hasta la saciedad, también lo hará con las otras dos protagonistas) pelirroja, que viaja sola, ni más ni menos que por Egipto, Jordania y Mali.... ¿A que puede parecer increíble que no tenga ningún problemilla?, pues así es, los tiene, pero la persiguen directamente para quitarla del medio, unos, y los otros, los americanos, como siempre, para exprimirla el cerebro a ver que pueden sacar de su mente alienígena.

En este segundo libro conoceremos a Amina, más joven que ella, quince años, pero guapísima, tanto que se podría ganar la vida como "modeli", no lo digo yo, lo dicen también en el libro, no os vayáis a creer. Amina es el contrapunto de Joa, más incrédula, no ha tenido una vida fácil precisamente, y eso la lleva a desconfiar de todo y de todos, es una superviviente nata y en principio no le sienta muy bien la historia que le cuenta la pelirroja. Al final acaba enamorándose del novio de la catalana, que se suma al grupo de búsqueda en tierras jordanas. ¿Cómo se entienden entre ellos?, en inglés of course!.

En esta segunda entrega si se hace referencia a la facilidad que tiene las chicas para aprender, la memoria prodigiosa que tienen, y otros poderes aún más inquietantes. Así que cuando en la página 135 dice "Tenía ligeras nociones, gracias a mi padre, de como interpretar jeroglíficos" y a continuación se pone a traducirlos como si tal cosa, no os alarméis los incrédulos que más adelante se explicará el motivo. A mi me recuerda mucho todo esto a la película El quinto elemento (Mila Jovovich, no se si a alguien le sonará) y por supuesto a Stargate, pero....

El desarrollo de este segundo libro es idéntico al primero, incluso algunas escenas parecen clones: los turistas con el guía, tanto en Chichén Itzá como en Karnak, cientos de vendedores con sus tiendas, los policías, tanto mexicanos como egipcios parecen cortados por el mismo patrón, etc... además sigue con la curiosa idea, terrible error a mi modo de entender, que en esto de la arqueología es todo tan sencillo como consultar Internet, en fin!. Al igual que sucede en el primero de los libros da muchos datos sobre la cultura egipcia, sobre todo relacionado con Órión (típico tópico que les llevará después a visitar a la tribu de los Dogón, en Mali) y la astronomía. Bastantes datos más sobre tumbas reales en el Valle de los Reyes (no de los Nobles) como la de Userhat (tumba 47) supervisor real del harén de Amenhotep III (XVIII dinastía).

Sigo pensando que se puede hacer una historia de ciencia-ficción utilizando las grandes civilizaciones sin tener que utilizar a los extraterrestres, o a los americanos, y es por lo que me resulta chocante que en estos libros se de una de cal y otra de arena. Por un lado, bastantes datos reales sobre historia, y otros de una ingenuidad y de una simpleza tremendos, además de alguna metedura de pata, como hablar de "grifos" en lugar de "glifos", los primeros no se pueden leer porque son animales mitológicos. Pág.87; o convertir al temido Apophis en cometa, cuando en realidad se trata de un asteroide. Pág. 359.

Lo que siempre os digo, hay que leer para poder tener un criterio propio. Me queda una tercera entrega y aunque se que me decepcionará, como estas dos anteriores, me la leeré, porque si no.... ¿Cómo os creéis que hago yo mis reseñas?, pues leyendo cosas que incluso...me gustan!!!!!!.
(Espero que los fans de Sierra i Fabra no me odien, de verdad que yo he leído más cosas de este hombre y me han gustado, pero precisamente esta trilogía.....no, no es una de ellas.)

(Tit: Las hijas de las tormentas. La cruz del Nilo. Sierra i Fabra, Edebé, 2008)



jueves, 19 de septiembre de 2013

Las hijas de las tormentas. El enigma maya


A ver como digo yo esto.....si queréis un libro entretenido, sin más, facilón, donde existen imprecisiones, contradicciones, y no sois unos fanáticos de la historia maya....este es vuestro libro. Si por el contrario, pretendéis encontrar en él una "historia de la historia de la cultura maya", coherente, y que no utilice la consabida relación de los mayas con los extraterrestres y el fin del mundo (¿Alguien sabe que sucedió el 21 de diciembre de 2102?...ah! es verdad, nada) no se os ocurra leerlo, aunque... soy de la opinión que hay que leer de todo para poder tener criterio propio y tomar postura, como yo lo he hecho con este libro.
Que conste, y buena prueba de ello es este blog, que he leído más obras de Jordi Sierra i Fabra y me han gustado, por lo que, quizá, este ha sido una gran decepción. Pero bueno, os cuento un poco el argumento y vosotros mismos....

Año 2012, Joa tiene 18 años y vive en Barcelona. Su madre desapareció sin dejar rastro cuando ella era pequeña, y su padre, un renombrado arqueólogo, pasa mucho tiempo de viaje. En uno de esos innumerables viajes se encuentra, cuando Joa, Georgina Mir para ser más exactos, recibe una llamada informándole de la desaparición de su padre, que se ha esfumado sin dejar huella, y es aquí donde comienza su aventura, pues no duda ni un momento en ir a buscarlo al último lugar donde tuvieron noticia de él: las ruinas de Palenque, en México.
A partir de aquí se suceden las persecuciones, las investigaciones, los descubrimientos, todo ello relacionado, y de eso ella se va enterando a medida que transcurre la aventura, con la aparición a finales de noviembre de 1971, durante una serie de violentas tormentas, de cincuenta y dos niñas recién nacidas en diferentes lugares del mundo. Una de esas niñas resulta ser su propia madre. ¿Quiénes eran? ¿De dónde venían?.

El libro, se supone, está recomendado para una edad a partir de dieciséis años, por eso no me parece bien que el primer acercamiento "serio" a la cultura maya sea precisamente a través de una novela donde la ciencia ficción le echa un pulso a la historia. No tiene mucho sentido ofrecer 30 páginas con una explicación exhaustiva sobre el calendario maya, con toda su complejidad, y a continuación ofrecer escenas al más puro estilo Stargate, unidas a un sinfín de frases de lo más new age.

"Y penetró en las mentes de los hombres. Encontró sus propios fantasmas y se los colocó en su alma"

o...

"Fíate siempre de tu corazón y actúa día a día de acuerdo con él. La vida es eso: el día a día..."

Existen también contradicciones, que en los siguientes libros se van desvelando pero que en este primero no quedan muy claras, como por ejemplo el conocimiento que tiene ella sobre arqueología:

"Conocía lo suficiente acerca de los mayas, aunque tampoco era mucho. Para eso estaba Internet".

??????????????, me parece tremendo que se pueda decir algo así, porque, evidentemente Internet es un mundo, si, pero todo, todo, todo...no está ahí, y darle esa imagen a los chavales...no me parece bien, la verdad. Esa frase es de la página 29, y sin embargo en la 269, otro de los personajes dice lo siguiente:

"¡Cómo si fuera así de sencillo interpretar los signos, los símbolos y geoglifos de esa gente!. La arqueología es la ciencia del tiempo. Desenterramos millones de años de historia y buscamos la forma de desentrañarlas en apenas unos pocos meses o años de nuestro efímero presente."

Pues efectivamente, lo que no parece muy lógico es que una chica de 18 años que confiesa saber "lo suficiente de los mayas" simplemente con la ayuda de Internet se ponga a traducir la escritura maya con toda naturalidad.

El libro es, en mi modesta opinión, un batiburrillo de datos históricos, hechos concretos, reales, con experiencias extrasensoriales, una trama policiaca, una historia de amor, de ciencia ficción, donde, como no podría ser de otro modo también están incluidos..... los americanos ¿¿¿¿Guantánamo????.

Decepcionante, me imaginaba otra cosa, quizá por ello me he llevado este chasco. No me parece ni creíble, ni seria, para la edad a la que va destinada, creo que se podría haber escrito una buena historia sobre la cultura maya, sin utilizar a los extraterrestres, y que a la vez fuera una historia de ciencia ficción. ¿No resulta suficientemente atractivo conocer que los mayas fueron capaces de los sacrificios más atroces y de las manifestaciones artísticas más bellas?. ¿No es extraño el sobrevivir en un ambiente tan hostil como la selva, y a pesar de ello crear una de las civilizaciones más importantes de la historia de la humanidad? .

Se me ve el plumero, si, supongo. Soy una enamorada de la cultura maya, como también lo soy de la egipcia y la hindú. Así que, mucho me temo que los dos siguientes comentarios de Las hijas de las tormentas (La cruz del Nilo y El quinto cristal) que precisamente se ambientan en ellas, lleven este mismo camino. Ojo!, mis comentarios son de lo más personal... que aburrimiento si a todo el mundo nos gustara lo mismo, ¿verdad?. Pero para opinar hay que conocer, así que.... primero leer.

(Tit: Las hijas de las tormentas. El enigma maya. Sierra i Fabra, J. Edebé, 2008)


domingo, 15 de septiembre de 2013

El mundo de papá


A menudo los adultos olvidan que una vez fueron niños, y no recuerdan que en esa época de su vida las cosas se ven de un modo muy diferente. Las grandes hazañas, los problemas del mundo, las prisas, o los acontecimientos deslumbrantes apenas si tienen cabida cuando tienes nueve años, pero claro! eso no lo recuerdas si ya tienes unos cuantos más... que pena.
Orión (si, como la constelación) tiene un padre de lo más comprometido, sólo que su compromiso es con el mundo, en general, no con su familia. ¡Abajo los pesticidas! ¡La energía nuclear mata! ¡Si a los pollos biológicos! ¡Abajo el trabajo sexista!...lo dicho, un ser humano de lo más comprometido, pero...¿un padre de lo más comprometido también?....pues va a ser que no.

"Mi madre nos dice muchas veces que está orgullosa de nosotros. No recuerdo que mi padre lo haya dicho jamás."

Y es que a menudo los adultos olvidan cuales son sus auténticos compromisos. A menudo olvidan que no se puede tener todo, que se toman decisiones importantes, como tener una familia, unos hijos, a los que prestar atención, porque el tiempo pasa muy rápido y te pierdes muchas cosas si no sientas prioridades, te pierdes...tantas cosas.

"En cuanto acabamos de cenar subo rápidamente a mi habitación para coger mis cuadernos de clase. Tengo montones de buenas notas que enseñar a mi padre (...) mi padre ya no está. Ha ido a encerrarse a su despacho y no se le puede molestar cuando trabaja..."

Una marea negra, una causa de fuerza mayor, hará que padre e hijo pasen unas cuantas horas juntos y compartan esa experiencia, y se unan (quizá) un poco más. Orión, de algún modo y bajo su perspectiva de nueve años, entenderá algo mejor porque su padre le quita tanto tiempo a su familia para salvar al mundo. Lo hace por ellos, por su futuro, por su seguridad, si, pero...¿a que precio?.
Salvará la vida de un frailecillo (no es un cura chiquitito, como podéis imaginar, es un tipo de ave...Ah! ¿Qué ya lo sabíais? jejeje....) al que pondrá el nombre de Momo, conocerá a José Miguel, un amigo de su padre, también revolucionario, y llorará, llorará mucho, pero esta vez no porque su padre no le haga caso, si no porque no entiende la manía que tenemos los seres humanos de hacer daño a la Naturaleza sin más, y se verá impotente para salvar a tantos pájaros, peces y ballenas.

"Oigo el corazón del frailecillo latiendo muy deprisa y luego calmándose. Está tranquilo, escucho el corazón de mi padre y el mío, y tengo la impresión de que nuestros tres corazones laten al unísono."

Un buen momento este comienzo de curso, este comienzo de tantas cosas (gimnasios, colecciones de minerales, relojes, abanicos, punto de cruz.....) para recordar que hay prioridades en la vida que son eso...prioridades. ¿Hace falta dar alguna explicación más?.
(Tit: El mundo de papá. Moka, Ilustraciones: Fernández, F. Edelvives, 2004)

martes, 10 de septiembre de 2013

Boca cerrada

¿Os imagináis que un día dejáis de hablar, y a partir de ese momento va enmudeciendo todo lo demás?. Pues eso es justamente lo que sucede en esta historia.

"Un día, en un país no muy lejano, un niño dejó de hablar"

Y entonces el gato deja de ronronear, la casa no abre sus contraventanas, las flores bajan sus cabecitas, el camino decide no conducir hasta el jardín, el sol deja de brillar y se hace la noche...
Pero...siempre hay un pero, ¿verdad?.. menos mal! porque ¿qué sería de las historias sin el pero?...

Pero... una estrella desliza entonces un pequeño sueño en el corazón del niño, y en ese sueño están las historias y los cuentos que le contaba su abuela antes de la guerra (por desgracia siempre hay alguna guerra, en algún lugar, en cualquier momento, el dónde, creo, es lo de menos), y los recuerdos son tan hermosos que el niño vuelve a tener palabras que decir. Y de ese modo el gato vuelve a ronronear, la casa abre sus ventanas de par en par, las flores se muestran preciosas, el camino....

"Y como antes, las bellas historias y los cuentos, hacen nacer sueños y recobrar la ilusión a los niños"

Ojalá fuera tan sencillo. Ojalá la gente que comienza las guerras pensaran alguna vez en los hijos de los demás, en los propios, en los que están por nacer, en los que sufren, en los que dejan de hablar, en los que dejan de tener ilusiones y sueños, en los que comienzan tan sólo a odiar, sentir miedo, rabia, o impotencia. Ojalá en algún momento las guerras se convirtieran también en eso, en sueños, malos sueños, y que fueran tan sólo un recuerdo, tan sólo eso. Mientras tanto la esperanza sólo está en historias como esta. (Los derechos del libro han sido cedidos a la Asociación ANISSA Culture Action para el reconocimiento de los artistas argelinos en el mundo).

(Tit: Boca cerrada. El poder de los cuentos.Bigot, G; Mateo, P. Edelvives, 2002) 

jueves, 5 de septiembre de 2013

¿Todavía nada?


¿Todavía nada?, habla de la paciencia, del silencio o, mejor dicho, de hablar solo cuando es útil, cuando de verdad se tiene algo importante que decir, de los regalos, de la recompensa y hasta...de estar enamorado!. Y de todo eso habla con muy poquitas palabras, y a través de unas ilustraciones muy curiosas, hechas con papeles arrugados, trozos de alambre, hilos, tuercas, corcho y tela.

¿Y que cuenta?. Cuenta la historia de una semilla, plantada, con todo el entusiasmo del mundo por el Sr. Luis, en un enorme hoyo que tapa, riega y espera...espera poco, eso sí. Porque el Sr. Luis es muy impaciente y cree que una semilla va a brotar, ¿al instante?... ¿en un día?... no, ¡demasiado pronto!.

"- Hay que tener paciencia - le dijo al pájaro.
  Pero el pájaro no dijo ni pio"

Y así pasa un día, y otro, y otro, y otro más, y ni la semilla da señales de crecer, ni el pájaro decía.... Exactamente! ni pio.

" -¡Estoy hasta el gorro!. No vale la pena que vuelva mañana."

Así lo hizo, no volvió. Y, ¿a que no sabéis  quien se aprovechó de la poca paciencia del Sr. Luis?. Pues si, el pájaro, al que vino muy bien estar pendiente del crecimiento de la pequeña semilla, porque su preciosa flor le fue muy útil como regalo. ¿Diría entonces algo más que....pio?.

Una historia muy sencilla, pero muy bien contada, con unas ilustraciones, ya digo de lo más curiosas, que hace partícipes a los más pequeños del nacimiento de una semilla, paso a paso. Muy chulo!.
(Tit: ¿Todavía nada?. Voltz, C. Kalandraka, 2003)