viernes, 24 de julio de 2015

Manual del buen paseante


Carl Honoré (el señor que ha escrito el prólogo) se pregunta que ocurre cuando caminamos con el ánimo del buen paseante, y nos recuerda, aunque de eso también se encargará el autor de este álbum, que un paseo
no es un simple poner un pie delante de otro y ya está, a pesar de que con este movimiento podamos llegar hasta la China, o lo que viene a ser lo mismo que trasladarnos de un punto A a un punto B. Pues no, la cosa no es tan sencilla. Un buen paseante tiene, en primer lugar, y esto lo digo yo, que querer serlo... y ahora paso a enumerar las características que, según este encantador librito, nos hacen falta para llegar hasta la China, si nos lo proponemos, siendo unos requetebuenos paseantes. A saber:

- Un buen paseante debe pasear cuando le apetece...... ¡Hasta ahí podiamos llegar, que nos obligaran!
- Un buen paseante nunca tiene prisa... pero no cuenta ir de comprar, ni siquiera aunque vayas con mamá.
- Un buen paseante es un gran observador..... lo dicho, no vale observar los escaparates, y menos si son tiendas de chuches (¡con lo malas que son para los dientes!)


- Un buen paseante se fascina ante lo grandioso.... cómo este precioso árbol
- Un buen paseante es cortés.... y no sólo con la gente que nos mole, con tooooodo el  mundo


- Un buen paseante, a menudo, toma nota de sus pensamientos..... ¡vaya!....esto es interesante...lo anotaré
Tan sólo hay una cosa que no me gusta.....



 .....queun buen paseante fume, aunque sea en pipa y el tabaco huela a vainilla y canela....

Un álbum inspirador, curioso, fresco, práctico, entrañable, sencillo... Sus ilustraciones son así... pero a mi modo de ver tiene un fallo. No podemos enseñar a los niños unas normas de comportamiento sano, si les estamos enseñando un señor que camina fumando, o fuma mientras camina....con lo malo que es hacer ambas cosas a la vez..... ¿No?.... digo yo....

(Tit: Manual del buen paseante. Juventeny, R. Faktoría de Libros, 2014)

viernes, 10 de julio de 2015

Cristal embrujado






"Cuando Jocelyn Brandon murió (a una edad muy avanzada, como es lo normal en el caso de los magos) legó su casa y su Área de Responsabilidad a su nieto Andrew Brandon Hope"

Y desde el primer momento en que muere su abuelo, comienzan los problemas para el pobre Andrew que, a pesar de que adora esa casa, siempre le ha gustado desde muy pequeño, lo del Área de Responsabilidad y tooooodo lo que ello conlleva, como... que le viene un poco grande, y necesita más de una ayuda. Aunque, a decir verdad, las ayudas también son "raritas", y consisten en: una guardesa gruñona y cabezota, la señora Stock, que cada vez que se enfada cocina coliflor con queso; un jardinero, el señor Stock, y no, no está casado con la señora Stock, es que ese apellido es bastante popular en la zona, empeñado en cultivar una huerta y no un jardín. Huerta que da unos ejemplares enormes, gigantescos, con los que bien podría comer un gigante, mismamente; un gigante (si, el párrafo anterior tenía toda la intención) llamado Groil que aunque precisamente vegetariano no es, el caso es que se da unas panzadas tremenbundas a vegetales; un niño huido de la justicia que en realidad es hijo de Oberón, el mismísimo rey de las hadas, si, pero que al final resulta ser pariente suyo.... de Andrew me refiero. A todos estos, y otros personajes más, como hadas, perros cambiantes, personas cojas que andan con una pierna que no exuste.... hay que añadir los homólogos de cada uno de ellos, además de un contrato firmado hace mucho tiempo con un sello negro, que es una parte vital de la trama y.... Bueno, bueno, bueno..... ¿A qué estaís un poco liadillos? Pues para esto lo mejor es leer el libro, así entenderéis lo que sucede...digo yo.

"El problema era que ni el señor ni la señora Stock se habían parado a pensar en como era Andrew en realidad ni en que coinvertiría  Melstone en un lugar tan especial, por lo que no es sorprendente que la situación diese un giro bastante distinto"

Tendría que añadir (sin desvelar nada importante eso si) que aquí todo el mundo sabe de magia. El abuelo, evidentemente era mago, pero es que el nieto también hace sus cosillas, Aidan, Adrian, pobre niño, nunca dicen bien su nombre, es hijo de Oberón, ¿cómo no iba a saber?, el vecino, la policía... La señora Stock no, pero ella tiene más que suficiente con su coliflor con queso, jejeje.

" La criatura se estiró hasta su altura total,

- Yo no - su voz sonaba ofendida - Yo no me peleo como ellos. Yo soy un nombre del rey.
- ¿Y de que rey estamos hablando? - preguntó Andrew.
- De Oberón, por supuesto - respondió la criatura con orgullo.

Esto es cada vez más raro - pensó Andrew - Increiblemente raro."

¡Ya te diigo si lo es! ¿Y a todo esto qué tiene que ver el cristal embrujado, que es así como se llama el libro? Os dejo un párrafo para abrir boca.

"Andrew miró el cristal y dió un salto, con una sorpresa que era casi miedo. Las caras eran tan nítidas que eran muy fáciles de reconocer. Empujado por la fuerza de la magia que entraba con la luz de la luna, Andrew se acercó a los cristales y miró a través de ellos.
La magia le atravesó, helada, pero no fría."

Muy entretenido y divertidisimo, sobre todo algunas escenas. Estupendo para leer tranquilamente con un refresco, tumbados a la sombra este verano. ¡Que lo disfrutéis!
 
(Tit: Cristal embrujado. Wynne Jones, D. Nocturna, 2011)


La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...