sábado, 27 de mayo de 2017

Las marcas de la muerte


Ya os digo de antemano que esta historia no tiene final, al menos en este libro. Siendo Veronica Roth, autora de la saga Divergente, no podía ser de otro modo, así que  tendréis que esperar al próximo para ver lo que le sucede a la pareja protagonista (Hay muchos más personajes, pero los fundamentales, como siempre, o casi, son una pareja adolescente.) Akos y Cyra.
La historia se desarrolla en una galaxia muy diferente a la nuestra, compuesta por diez planetas, todos ellos con climas muy dispares entre si. (En principio original planteamiento, por el ambiente utilizado, pero escaso y poco definido en ocasiones) Thuve es uno de esos planetas. Separados por la División, o hierba pluma, se encuentran los thuvesitas y los shotet. Akos pertenece a los primeros, y tiene como don el ser inmune al de los demás, Cyra es shotet y su don es sentir y causar dolor. El destino los hace inseparables, precisamente porque sus dones se anulan, y a la vez se complementan, pero eso les convierte en fácilmente manipulables, sobre todo por Ryzek (hermano de Cyra) que la utiliza como arma para quitarse de en medio a todos los que le estorban, que son muchos. El quiere hacerse con el gobierno de toda la galaxia, y los thusevitas no se lo van a permitir, menos aún con lo déspota que es (es un personaje realmente odioso, al estilo del emperador de Gladiator)
En fin, la lectura a ratos me recordaba a los Juegos del hambre (hay juegos a muerte en la arena). En otros momentos parecía estar leyendo la anterior saga de la autora (donde también hay sectores). Y, como no podía ser de otro modo, la pareja protagonista al principio se odia, y luego están a partir un piñón. Como podéis comprobar original, lo que se dice original no es, no os voy a engañar, pero se deja leer, e incluso resulta interesante sobre todo por la ambientación. Es cierto que hay un exceso de información que resulta a veces confuso pero, curiosamente, se lee fácil. Para mi gusto este tipo de literatura me resulta violenta: Cyra es una asesina, su hermano no digamos aunque él directamente no mate ni a una mosca, y Akos tiene que vengar la muerte de su padre, ¡y vaya si lo hace! Tiene su toque romántico (menos mal) y la evolución de los sentimientos de la pareja es muy tierna, pero todo ello es bastante previsible. Aún así...al final hay una noticia sobre Cyra que puede cambiar totalmente la trama del segundo libro...o no. En definitiva, es una historia de venganza, ambición, dolor y muerte. ¡Ah! Pero como es una distopía....
(Tit: Las marcas de la muerte. Roth, V. Molino, 2017)